j

                                                            
¿En qué situaciones me puede ayudar la Terapia Psicológica?

  • Validar el dolor de experiencias difíciles y traumáticas
  • Baja autoestima y dificultad en habilidades sociales
  • Depresiones y sentimientos de tristeza y melancolía
  • Relaciones conflictivas tanto familiares como de pareja
  • Superar la pérdida de un ser querido o ruptura de una relación ( duelo ).
  • Preparación a enfermos terminales para la experiencia de muerte.
  • Adicciones y Codependencia
  • Despertar del Niño Interior y el desbloqueo de la creatividad y espíritu lúdico.
  • Definición  y logro de objetivos de vida.
  • En casos de miedos específicos y ataques de ansiedad
  • Autogestión en el manejo de Estrés Crónico y tensión
  • Trastornos de la alimentación
  • Desarrollo Personal y Espiritual
  • Permitir el perdón y sanar resentimientos y autocrítica

 

“Los golpes de la adversidad son muy amargos pero no permitas que sean estériles “J.E. Renan

¿Qué es la Terapia Psicológica?

¿En qué sentido hablar con un psicólogo puede servirme de ayuda?

Aceptar una situación significa literalmente poner palabras a la experiencia. El lenguaje es un medio poderoso para conocer y sanar nuestras vivencias, no importa si estas son de duelo, de humillación, de estrés, de resentimiento o de miedos.

Cuando nos abrimos y hablamos con un Testigo Validante de todo aquello que nos afecta o nos impide ser felices,  poco a poco vamos dando coherencia a los sentimientos y  a comprender mejor el origen y la forma en que actúan esas  vivencias internas, sirviendo el terapeuta de efecto espejo para cuestionar la eficacia de nuestro sistema de creencias y generar nuevas  alternativas para ser y actuar sanamente en la vida.

Nacemos como seres perfectos, pero a lo largo de nuestra historia personal nos vemos afectados por un sinnúmero de factores que dañan nuestra mente y nuestras emociones. La negligencia de nuestros padres o las personas que estaban a nuestro cargo, traumas tempranos sobre abandono, sobreprotección o abuso verbal, sexual, físico o emocional son las claves que debemos resolver en el “Aquí y Ahora” para alcanzar una vida plena y felíz, y esto lo logramos únicamente a través de un proceso lento pero consistente  que brinda la terapia, para volver a unir todas nuestras partes y podamos experimentar el estar en contacto con nuestra identidad esencial.

“Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”  T.S. Elliot  

La palabra “Terapia” proviene del griego y que significa Acompañar en el Camino”. Tomando en cuenta lo anterior, el terapeuta no asume el papel de maestro, ni gurú o protector, simplemente guiará al paciente en un camino de autodescubrimiento que permita crear las condiciones necesarias para que el paciente explore a fondo sus emociones y se haga responsable de sus experiencias internas. Este hecho, permite al paciente a no depender del terapeuta, sino a “darse cuenta” que en él están todas las respuestas y capacidades para solventar cualquier situación. En otras palabras es ayudar en la gestión de recuperar e invocar el poder personal de sanación y transformación que reside en el interior de cada uno de los seres humanos, pero desde una perspectiva de la “Nueva Psicología” que no sólo abarca lo mental, sino que además integra lo Físico-sensorial, lo Emocional y lo Espiritual.

Todo este proceso psicológico se da en un ambiente de confianza y total discreción, elementos que son necesarios para que el alma pueda desnudarse de sus miedos, secretos y conflictos y poder expresarse sin ningún tipo de limitación al saber que lo que se diga y cuente no será juzgado ni criticado y sobre todo, quedará confinado en esas 4 paredes.

A lo largo de la terapia,  constantemente se propiciará intervenciones que faciliten la curación emocional y lograr una capacidad para enfrentar eficazmente eventos y situaciones dolorosas de la vida. Para ello se pondrán en práctica técnicas de diversas escuelas filosóficas y psicológicas como Gestalt, Programación Neurolinguistica, Sistémica Cognitiva, Análisis Transaccional, Humanística Transpersonal, EMDR, EFT, Psicomagia, Meditación Védica, entre otras.

Además, se tiene como opción extra al proceso de terapia,  la utilización de las Flores de Bach. Estas son 38 esencias naturales dirigidas a sanar y equilibrar sentimientos, emociones y actitudes tan diversas como lo son el estrés, soledad, ansiedad, miedo, depresión, resentimiento, insomnio, codependencia emocional, problemas de aprendizaje o hiperactividad,  baja autoestima, vergüenza,  falta de propósito en la vida,  obsesiones y adicciones, falta de atención y memoria, intolerancia, agresividad, entre otros.

Las fórmulas de las Flores de Bach permiten incluir hasta 6 esencias en un frasco de 30 ml. exclusivo para una persona que tiene un rendimiento promedio de 20 días. Puede ser usado tanto en adultos como en niños y no tiene ningún efecto secundario a otras sustancias o medicamentos. Su dosificación es tan simple como 4 gotas 4 veces al día, y puede ser tomado directo desde el gotero o mezclarlo con bebidas naturales. (Ver apartado “Flores de Bach” y “Esencias Florales”. )

 

“Arriesgarse produce ansiedad pero no hacerlo significa perderse a sí mismo." A. Chesterton

 

4a. Avenida 15-70, Zona 10, Edif. Paladium, 7o. Nivel, Of. 7-B Tel. 2366-4348, 5708-9764
azul@fernandoyon.com
Guatemala, C.A.